¿Volvería a tener hijos?

padre-besa-mano-bebe

¿Acaso no me viste gozar cuando supe de su embarazo?

¿Acaso no viste cómo latía mi corazón cuando lo vi salir de las entrañas de su madre?

¿Acaso no viste mi sonrisa cuando lo mecía entre mis brazos cuando apenas balbuceaba?

¿Acaso no sentiste mi paz cuando lo acurrucaba en mi cama de madrugada?

¿Acaso no viste mis vellos de punta cuando me decía por primera vez papá?

¿Acaso no supiste de mis noches en vela cada vez que tenía fiebre?

¿Acaso  no me viste emocionado cuando lo veía dar sus primeros pasitos?

¿Acaso no me viste disfrutar cogiendo olas cuando apenas saltaba?

¿Acaso no viste mi ilusión cuando lo recogía de su primer de colegio?

¿Acaso no escuchaste mis aplausos en su primera actuación de navidad?

¿Acaso no me viste divertirme cuando hacíamos las guerras de almohadas?

¿Acaso no me viste derretirme  con cada beso de buenas noches?

¿Acaso no me viste preocupado con cada uno de sus miedos?

¿Acaso no me viste en paz cada vez que leíamos un cuanto por la noche?

¿Acaso…?

¿Acaso no me viste agradecer a mis padres por haberme reconocido en ellos?

¿Acaso…?

Sí, mis hijos me cambiaron.

Mis hijos me han hecho mejor persona.

¿Y tú me preguntas si volvería a tener hijos?

¿Por qué huelen mal los pies?

olor

Os pongo en situación:

“Doctor, no veas cómo le cantan los pies al niño. En verano ha estado muy bien pero ha sido empezar el cole y es insoportable. Cuando se quita las zapatillas de deporte no hay quien aguante… ¿eso es debido a alguna enfermedad?”

Os reconocéis muchas familias, ¿verdad?

Este post más que a aclarar dudas sobre una enfermedad va dirigido a desterrar falsos mitos populares como el que ya vimos con las manchas blancas de las uñas.

La explicación que daré a continuación sobre el mal olor de los pies es aplicable, obviamente, a todas las edades.

Lo primero que hay que decir es que la zona del cuerpo con mayor concentración de glándulas sudoríparas son los pies. A esto hay que sumarle que, debido a los zapatos, los pies no se pueden ventilar. Estos dos factores provocan que los pies de algunas personas estén totalmente mojados de sudor.

Hay que aclarar que el sudor no huele.

“¿¡¡Cómo!!?, ¿¿¡¡que el sudor no huele!!?”

Pues no. El sudor está compuesto básicamente por agua y sales minerales, y no huele.

“¿Entonces por qué huelen tan mal los pies que sudados?”

Pues porque ese sudor sirve de “alimento” a las bacterias que tenemos en la piel y estas bacterias en su metabolismo liberan sustancias que realmente si son pestilentes. Además de la humedad del sudor, los zapatos hacen que el pie esté calentito. Este calor y esta humedad hacen que las bacterias encuentran “el paraíso, clima caribeño”. Las tres principales sustancias que liberan las bacterias y son las culpables del mal olor son:

  • el metanotiol: es una sustancia con olor a azufre, es la que produce el famoso olor a queso.
  • el ácido propanoico: le da un olor más agrio.
  • el ácido isovalérico: es una sustancia presente en el queso y en el vinagre, dando ese olor característico.

Estas bacterias, además del sudor, se alimentan de las células muertas de la piel. Por este motivo es más frecuente el olor de los pies en los adultos que en los niños ya que los adultos tienen en los pies más “durezas” (donde hay una gran proporción de células “muertas”).

“Entonces, doctor, ¿qué podemos hacer para evitar el mal olor de los pies?”

Por un lado evitar el calor y la humedad (sudor) del pie. Para eso es conveniente ventilar frecuentemente el pie y los zapatos, utilizar calcetines de algodón e, incluso, se pueden utilizar desodorante (que lo que hace es frenar la producción de sudor).

Por otro lado lavar bien los pies con jabón para eliminar tanto las bacterias como las células “muertas”. Si existen durezas puede ser incluso necesario el uso de piedra pómez. Tras el lavado no debemos olvidar secar bien los pies ya que hemos dicho que la humedad es uno de las condiciones del paraíso de las bacterias.

Comparte esta información si te ha resultado interesante.

 

 

 

Doctor, mi hijo “mete” un ojo.

estrabismo-port

“¿¡Cuántas veces habré escuchado esta frase!?”

El término científico a esta postura de la mirada sería estrabismo. Bueno, en realidad, estrabismo convergente porque “sacar” el ojo sería un estrabismo divergente.

Esta precisamente es una diferencia fundamental ya que un estrabismo convergente (“meter el ojo”) es normal en los primeros meses de vida mientras que un estrabismo divergente ( “sacar el ojo” ) no es normal nunca y debe ser valorado con rapidez por el oftalmólogo.

Aunque el estrabismo convergente es normal más o menos en los seis primeros meses de vida debemos ir observando que cada vez lo hace menos frecuentemente. Suelen meterlo sobre todo cuando están muy cansados, cuando están cogiendo el sueño.

El problema, en realidad, es que muchos niños dan la sensación de que meten el ojo y, en realidad, no lo meten. A esta situación los médicos la llamamos pseudoestrabismo y es normal.

“Pero entonces, doctor, ¿cómo puedo saber si mi hijo mete el ojo o es sólo mi impresión?”

Pues en realidad es muy sencillo. Si disponemos de una linterna (hoy día todo el mundo utiliza la linterna del móvil) y enfocamos con la luz hacia sus ojos, el reflejo de la luz debemos verlo centrado en sus pupilas (punto negro central de los ojos). Si es así el niño no tiene estrabismo (Figura 1). Si por el contrario alguno de los reflejos de la luz cae fuera de la pupila el niño sí tiene estrabismo (Figura 2). Mirad las siguientes imágenes:

pseudoestrabismo-cmb
Fig 1.-Pseudoestrabismo
estrabismo-3
Fig 2.- Estrabismo

Por tanto, y resumiendo, debemos acudir al oftalmólogo con sospecha de estrabismo si:

  • Mete el ojo continuamente o, aunque sea intermitente, cada vez lo hace más.
  • Mete el ojo a pesar de tener ya más de 6 meses.
  • Saca el ojo (ya hemos dicho que esto nunca es normal).

“¿Y por qué lo mete?”

En realidad las causas pueden ser varias pero con mucho las dos más frecuentes son:

  • Defectos de refracción, sobre todo la hipermetropía: en estos casos como lo que ocurre es que el globo ocular es “más pequeño” de la cuenta, con el crecimiento se suele corregir. Son los niños que llevan durante unos años gafas y después no las necesitan
  • Mal funcionamiento de los músculos que mueven los ojos, de forma que unos “tiran” más que otros. En estos casos la solución es siempre quirúrgica, operando o inyectando sustancia (toxina botulínica) para regular la fuerza de los músculos oculares.

“¿Cuáles son las consecuencias de no tratarlo?”

El tratamiento es muy importante para evitar la pérdida de visión (ambliopía), mejorar también el aspecto estético y recuperar la visión binocular (la imagen que se proyecta en nuestro cerebro proviene de la superposición de la imagen que manda cada uno de nuestros ojos. Si la superposición de imágenes no es adecuada, el cerebro, para que la imagen sea nítida elimina una de ellas. Esto hace que si la situación se perpetúa el ojo se vuelva vago, es decir, está ahí pero no trabaja porque las imágenes que envía el cerebro las elimina).

Para que el tratamiento sea eficaz debe ser lo más precoz posible (siempre antes de los 6 años pero, si es posible, cuanto antes mejor).

Comparte esta información y ayudarás a muchas familias a saber detectar si sus hijos meten los ojos.

Otra cosa: Si tienes un minuto te agradezco que reconozcas mis cientos de horas dedicadas a este blog.

¡¡Vótame a los premios Bitácoras 2016 pinchando debajo!!

boton-bitacoras

Los deberes.

deberes

Este es uno de los temas que traen de cabeza a todas las familias, ¿verdad?

Es inevitable que un grupo de padres y madres que lleven conversando un rato no saquen a relucir el “dichoso” temita, por supuesto con opiniones para todos los gustos: “Pues cuando yo era chico no teníamos que hacer deberes y mira, al final, he terminado sin problema mis estudios…”. “Pues el colegio de mi hijo es mejor porque la seño les pone muchos deberes…”.

Con respecto a la necesidad o no de los deberes a ciertas edades yo, como todo el mundo, tengo mi propia opinión.

Pero asumiendo que los que los deberes forman parte de la vida cotidiana de nuestros niños a partir de los 6-7 años me centraré sólo en tres cuestiones básicas:

1- ¿Cómo debe ser el lugar y el ambiente donde hagan los deberes?

El lugar debe ser un sitio fijo y lo mejor es que sea en una mesa-escritorio que debe estar lo más despejada posible de objetos que puedan provocar distracciones continuas. Lo ideal es que el cuarto disponga de luz natural y, por supuesto, cuando se están haciendo los deberes no se está viendo la televisión.

2- ¿Cuánto tiempo deben dedicar a hacerlos?

Este es uno de los temas que provocan la controversia. En primer lugar destacaré que lo mejor es que haya un periodo de reposo y descanso tras la comida, no hacer los deberes inmediatamente tras el almuerzo. Es también recomendable establecer unas rutinas más o menos fijas para que sea un proceso organizado. Para mantener esas rutinas y que no las pierdan los días que no tengan deberes del cole se puede aprovechar para fomentar la lectura o cualquier otra actividad creativa (plastilina, pintura,…)

En cuanto al tiempo que se debe dedicar hay muchos estudios que demuestran cómo se desarrolla la capacidad de atención con la edad. Sin tomarse los datos como cifras exactas a los deberes se le deben dedicar:

  • Niños de 6-7 años: no más de media hora al día.

  • Niños de 8-9 años: alrededor de una hora al día.

  • Niños de 10-11 años: alrededor de una hora y media, y así sucesivamente.

Conforme los tiempos se van alargando se recomienda que cada 40-45 minutos de trabajo se haga un periodo de descanso de 10-15 minutos.

Está demostrado que intentar mantener periodos más largos continuos no es recomendable porque disminuye el nivel de atención y se empieza a “perder el tiempo”.

3- ¿Cuál es el papel de los padres en los deberes de los niños?

Los padres debemos ser los encargados de apoyar a los niños a establecer esas rutinas de tiempos de estudio, procurándoles un ambiente tranquilo y evitando que se distraigan. No debemos corregirles los deberes en casa y mucho menos hacérselos. Los deberes son responsabilidad suya. Ellos deben ser los encargadados de saber qué deberes deben llevar hechos al día siguiente. Si el libro se les olvidó en la clase deben buscar una solución o asumir las consecuencias. Si nosotros a través de los famosos grupos de whatsapp de padres les solucionamos el problema les estaremos haciendo un flaco favor. No debemos ser la agenda ni los secretarios de nuestros hijos.

Comparte esta información si piensas que puedes ayudar a otras familias a decidir cómo ayudar a sus hijos con los deberes.

Reflexión de un hijo hacia su madre.

nino-llora

Hola, mamá.

Hoy quiero decirte una cosa. Quiero que me escuches muy atentamente, no sólo con los oídos, sino también con el corazón, porque para mi es muy importante.

Se que papá y tú pensáis que los niños no tenemos problemas importantes. Pensáis que los problemas reales son sólo los vuestros (la hipoteca, el trabajo, la política,…) Pero déjame decirte una cosa esta noche: para mi es muy importante que me acompañes, que juegues conmigo. Es muy importante sentirme querido, arropado, protegido,… Eso es lo que más necesito. Me duele mucho cuando dices que los niños no tenemos problemas.

Quería pedirte perdón por haberme hecho pipí esta noche en la cama. No, no lo hago a propósito. No me gusta cuando me dices que soy un bebé. Me gustaría poder controlar esta situación pero pensar que me separo de ti me da mucho miedo.

También quería pedirte perdón por el berrinche que formé en la puerta del colegio, cuando estaba en la fila para entrar, pero te aseguro que no era mi intención. Yo estaba muy nervioso, me daba mucho miedo separarme de ti. Un día escuché cómo le decías a papá que estabas muy nerviosa al empezar en tu nuevo trabajo. Pues eso mismo creo que me pasa a mí. Era la primera vez que sentía que me separaba de ti y esa situación me ponía muy nervioso. No pude controlar el vómito. No me gusta que en esas situaciones me grites ni me pegues. No me gusta que  me apartes y me dejes llorar solo. En esos momentos  yo sólo necesito que me abraces y que me digas que me quieres.

Estos días que estoy empezando en el colegio necesito más que nunca que me digas que me quieres. Creo que me acostumbraré, igual que tú te acostumbraste a tu nuevo trabajo y ahora te veo muy contenta

Por favor, mamá, quiéreme mucho. Yo a ti también te quiero mucho.

 

Si te gustó esta entrada, compártela.

Las dudas sobre la vacuna de la meningitis B.

 

Boy and vaccine syringe

 

Otra nueva avalancha de dudas sobre la vacuna de la meningitis B invade las consultas de pediatría desde hace varias semanas.

Desde luego he visto muchas dudas en algunos padres con respecto a si hacer o dejar de hacer una determinada actitud con su hijo era lo más recomendable o no, pero lo de la vacuna de Bexero se lleva la palma con creces.

 

Este ha sido, más o menos, el largo peregrinaje de muchas familias hasta conseguir la “dichosa” vacuna:

Las dudas han ido evolucionando.  Al principio, las dudas más frecuentes eran: “¿Pero no estaba vacunado mi hijo ya de la meningitis?”, “¿Cuántos tipos de meningitis existen?”,… Para aclarar todo esto, en su momento, escribí esta entrada. Si aún estas en esta fase de las dudas sobre los tipos meningitis puedes repasarlo pinchando aquí.

Posteriormente, y una vez decidido a vacunar a los niños (no sin ciertos miedos), las familias se presentaban en la farmacia y lo que se encontraban eran que la farmacéutica, en el mejor de los casos, les apuntaba en una lista de espera y “ya te llamaremos”. Algunas familias, con más suerte, si consiguieron algunas dosis. La alarma y las dudas se volvían a disparar. En este momento las dudas más frecuentes eran “¿Es mejor comprar todas las dosis?”, “Si tengo varios hijos y no tengo vacunas para todos ¿a quién vacuno primero?”, “¿Y si no tengo la siguiente dosis a los 2 meses?”,… En ese momento se había producido una rotura de stock (para entendernos, la demanda de la vacuna había superado en mucho a la oferta. Los fabricantes no daban abasto y no podía garantizar el suministro) y para resolver todas estas dudas también tuve que escribir el post que puedes repasar pinchando aquí.

Actualmente, que ya parecen resueltos todos los problemas “técnicos” continúan muchas familias, a diario planteándome las siguientes dudas:

  • “Entonces, doctor, ¿es conveniente vacunar a mi hijo de la meningitis B?”

Por supuesto que . Es la única manera de poder prevenir la meningitis más grave y más frecuente en la infancia. Dos datos: aproximadamente el 10% de los niños que padecen una infección por este germen fallecen y aproximadamente un 30% queda con secuelas graves permanentes (ceguera, sordera, amputación de miembros,…)

Como os digo en la consulta esto no es una opinión personal, es una recomendación del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría. Es decir, los máximos expertos en vacuna la recomiendan.

Como aclaración a esto diré que Inglaterra, que incluyó hace un año la vacuna en su calendario sistemático, ha experimentado una reducción de más del 50% de los casos de meningitis B y esperan aún que el porcentaje de reducción sea mayor en los próximos meses-años.

  • “¿Cuántas dosis son?”

Esto ya lo hemos repasado en varias ocasiones, pero bueno, una más. Os dejo aquí el link a la ficha técnica de la vacuna donde se detalla todo, pero a modo de resumen el número de dosis depende de la edad de tu hijo:

  • Menores de 6 meses: 3 dosis, separadas con un intervalo de 2 meses y, posteriormente, una dosis de recuerdo entre los 13-15 meses.
  • Entre 6 y 11 meses: 2 dosis, separadas con un intervalo de 2 meses y, posteriormente, una dosis de recuerdo entre los 15-18 meses.
  • Entre 12 y 23 meses: 2 dosis, separadas con un intervalo de 2 meses y, posteriormente, una dosis de recuerdo a los 12 meses de la primera dosis.
  • Mayores de 24 meses: 2 dosis, separadas con un intervalo de 2 meses. No hace falta dosis de recuerdo.

 

  • “¿Tiene muchos efectos secundarios?”

Los efectos secundarios más frecuentes son la reacción local en la zona de punción y la fiebre.

Cuando Bexsero se administra sola la probabilidad de que de fiebre es igual que la del resto de las vacunas (<40%). En el caso que se administre simultáneamente con otras vacunas esta incidencia aumenta hasta el 70-80% de los casos.

En los casos en los que aparece fiebre, suele hacerlo en las primeras 6 horas tras la vacunación, habitualmente es baja (38-38,5 ºC), bien tolerada y dura menos de 24 horas.

 

  • “¿Debo darle a mi hijo paracetamol antes de vacunarlo de Bexsero?”

Por todo lo explicado en la pregunta anterior sólo se recomienda la administración profiláctica de paracetamol en caso de que se haga coincidir la administración de Bexsero con otra vacuna.

 

Comparte esta información con otras familias y ayudaras a resolver sus dudas y miedos de la vacunación frente a meningococo B.

 

 

¡¡¡Feliz cumpleaños, princesa!!!

Maria

Una fiesta de cumpleaños tiene mucho y de alegre y también un toque de melancolía.

Es muy reconfortante ver cómo crecen tus hijos y sus amiguitos.

Cada día del cumpleaños de un hijo es inevitable recordar la hora y el momento de su nacimiento. El lugar, la hora y las circunstancias que hicieron de ese momento un momento ÚNICO e IRREPETIBLE.

Cada uno tiene sus propias anécdotas. Yo ya hable de cómo me sentí con el nacimiento de mis hijos en el post “Ayer me quemé otra vez”.

Es también muy reconfortante ver cómo los años no pasan en balde, ver cómo van a aprendiendo a desenvolverse solos, ver cómo se van haciendo cada vez más autónomos, ver, en definitiva, cómo se van haciendo mayores.

Pero eso lleva inevitablemente asociado una parte que te pone un poco melancólico.

Ver cómo tu hija cumple seis años significa que en su mochila de este año para el cole ya habrá libros de matemáticas, lengua,… Ya terminó la etapa donde su mochila lo único que llevaba era un bocata o una manzana pelada y troceada. Ya terminó esa etapa donde al cole “sólo” se iba a jugar (Por cierto prometo un post donde hablaré muy detenidamente de los beneficios que tiene el juego respecto a otras actividades extraescolares).

Pero es cierto, uno no se debe anclar al pasado. Los hijos se deben ir educando para que crezcan. Su crecimiento es irremediable. No siempre serán bebés y cada etapa tiene su magia. Pero en días como este te das cuenta de que el tiempo pasa demasiado rápido y cada día que pasa no vuele, cada beso que no se da se ha perdido para siempre.

Seis años tienen muchos días, con muchos momentos bonitos y otros no tanto.

Hoy, cada vez que en la consulta veía un niño de seis años, no podía dejar de acordarme de mi hija María y de lo afortunado que somos los padres que tenemos los hijos con buena salud.

El ver los problemas que a diario tienen que afrontar muchas familias te dan un plus de objetividad que te hacen valorar el desorden de tu casa, como ya comenté en este post.

Con este post sólo quiero felicitar a mi hija María por se sexto cumpleaños y, de paso, felicitar también a todos los niños que con tan sólo seis añitos ya han tenido que vivir en sus carnes el dolor de la enfermedad. Siento hoy especial admiración por las familias que tienen que cuidar de ellos y asumir, con la entrega que lo hacen, el cuidado de sus hijos.