Cada beso que no se da, se ha perdido para siempre.

 

mama besa a bebe

Cada día que pasa, no vuelve.

Cada beso que no se da, se ha perdido para siempre.

Cada hora que pasa, no vuelve.

Cada abrazo reprimido, se esfuma para siempre.

Cada minuto que pasa, no vuelve.

Cada te quiero no pronunciado, no será escuchado por siempre.

 

Disfrutad al máximo cada día, cada momento. Disfrutad en el trabajo, con los compañeros, con los amigos y, sobre todo, con la familia.

No esperad a las vacaciones para disfrutar.

Haced de lo ordinario algo extraordinario.

 

Hay momentos en los cuales a uno se le hace muy evidente el inexorable paso del tiempo.

Este año, mientras pasaba unos días en la playa, tuve que ir a una farmacia a por un bote de apiretal porque mi bebé estaba muy incómoda con los dientes. Sí, ya con los dientes. En esa misma farmacia compraba el año pasado un test de gestación con el que  supe que iba a ser, de nuevo, padre. Y un año después, ya estábamos con los dientes.

En ese momento me di cuenta de que había cosas que ya no iban a volver: al año que viene “la del apiretal” estará destrozando los castillos que los hermanos hagan, ya no comerá teta, querrá comer sandía como sus hermanos,…

En ocasiones nos entran prisas porque nuestros hijos crezcan y se hagan mayores, pero cuando van creciendo sentimos nostalgia de cuando eran pequeños.

Con este mi tercer hijo, mi mujer me repite continuamente que esta vez le está costando mucho más trabajo la lactancia. Y lo entiendo. Ya hablé en otro post del precio de la maternidad.  Imaginad  su situación: Dos terremotos incansables de 7 y 5 años (con sus juegos, sus peleas,…) y una bebé de 5 meses a una teta pegada. Pero también en es cierto que me repite continuamente  que le dará mucha pena esta vez cuando tenga que dejar la lactancia porque ahora sí, con mucha seguridad, la lactancia se habrá acabado para siempre.

Rescatar la ropa de los hermanos para la pequeña hace que revivas momentos ya pasados. Los puedes recordar con tanta intensidad que eres capaz de oler aquel momento. Y eso es muy placentero.

Pero cuando vuelves a guardar esa ropa te invade la tristeza. Sabes que ya no volverás a tener que utilizarla, estás sepultando esa etapa, PARA SIEMPRE.

Ya no habrá más ropita de primera postura, ya no habrá más bodies de la talla cero, ya no habrá más patucos, ya está guardado para siempre el capazo, ya no habrá que dar más veces la teta a media noche,… y así continuamente. Ya no se soplarán más velitas del uno, ya los DVD de Mickey Mouse serán guardados para siempre, no sonará más veces el Cantajuegos, no habrá más “su primer día de cole”,…

En ocasiones me gustaría volver a achuchar al de 7 años como lo hago ahora con la de 5 meses. Me gustaría que la de 5 años me mirase como me mira la de 5 meses, que se le ilumina la cara cada vez que me ve. Inocente, muy inocente.

Vivimos tan deprisa que no saboreamos los momentos. Vivimos la maternidad como una carga, difícil de compatibilizar con los trabajos. Eso hace que no lo disfrutemos como se merece. A veces deseamos que los niños crezcan rápido y se hagan independientes, pero qué madre no siente un vuelco en el corazón cuando encuentra en un armario, sin esperarlo, esos “sus primeros patucos”.

 

Aprovechad y disfrutad cada momento.

No tened prisa de que vuestros hijos crezcan y, sobre todo, que no se queden en el tintero ningún beso, ningún abrazo, ningún “te quiero” porque se habrán perdido para siempre.

Si te ha gustado esta entrada, compártela.

 

Comparte.Share on Facebook19.4kShare on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

5 comentarios sobre “Cada beso que no se da, se ha perdido para siempre.”

  1. Preciosa reflexion , yo tambien he tenido tres hijos , y me siento muy identificada … ahora siento un vacio porque mis hijos ya han crecido , 23, 20 y 15 años y yo Volveria a empezar de nuevos …. Amo a mis hijos …

  2. Me encantaaaaaaaaaaaa, nada más puedo decir eso, tengo uno de dos años y nueve meses y otro de dos meses…me has emocionado te doy toda la razón.

  3. Yo estoy disfrutando ahora de mi primera (y espero que no sea la unica) y desde luego que es mi prioridad: vivir y atesorar cada momentito a su lado. Y grabarlos a fuego en mi memoria, porque es cierto que cada dia ella es distinta, y la que fue no volvera

  4. Me gusta tú.reflexión yo tengo dos una de 30 y otra de 25 pero con la llegado de mi primer nieto he vuelto a recordad aquellos momentos tan bonitos y emotivos y eso si no lo mal criare pero si vivire con él todo lo que no supe vivir con mis hijas x el estrex del trabajo y de las malas noches que pase entonces tenia prisa xq crecieran pero ahora con mi nieto me gustaria parar el tiempo para poder disfrutar de aquellos momentos que sin darme cuenta y como nos pasa a la mayoria de los padres no super disfrutar x la rapided del tiempo

  5. Que verdad es lo que dices. Yo estoy todo el día haciéndole fotos a mar y vera porque no quiero que la memoria me juegue una mala pasada. Es que es todo tan mágico con ellas. .. y ahora con la pequeña tengo menos tonterías aun y lo vivo todo de manera más natural si cabe. Y es que no se que tienen los hijos que sacan lo mejor de nosotros… nos hacen ser mejores personas. No hay amor igual.
    Y aunque se que va a ser que no una parte de mi tendría el tercero sin dudarlo. Porque donde crees que no, cabe todavía más amor.
    Pero ya tenemos el círculo cerrado y cuando guardo la ropa de vera de primera postura que mar ya no le cabe. .. que pellizco. La guardaría toda por si acaso o buscando cualquier excusa pero al final la doy por que ya se que nos quedamos así. Y es una gran felicidad y la mejor decisión de mi vida tener a mis dos niñas pero cuanto pagária por parar el tiempo y olee siempre su piel de niña y bebé.

Deja tu comentario